Mejorar la sociedad

 

Es posible que para mejorar la sociedad  sea antes necesario  mejorar al individuo. Es una condición necesaria pero no suficiente. Para nosotros, pasar de lo individual a lo colectivo, del templo a la vida ciudadana, de la reflexión a la práctica son pasos necesarios para transmitir nuestra ética a la sociedad. Muchas organizaciones se dedican directamente, si no a la mejora general o parcial de la sociedad, al menos a ciertos cambios de la sociedad, ya sean partidos políticos, sindicatos o asociaciones diversas. Nosotros Francmasones, somos, ante todo, ciudadanos conscientes de lo que significa ciudadanía en una democracia, de lo que carecen otros regímenes políticos privadores de libertad; y eso lo tenemos presente en todas las esferas de nuestra vida, tanto en el entorno profesional como social y familiar. Ello no nos diferencia mucho de alguien que no sea francmasón.  

 

Lo diferente es la obligación moral de aplicar en  nuestro entorno los principios y valores de nuestra orden. Se dice que en la sociedad se reconoce fácilmente a un francmasón por su manera de vivir, escuchar y respetar a los otros, por su modo de intentar en cada charla mostrar el camino de la solidaridad, el de la comprensión del otro, y el de la referencia constante a valores como la libertad absoluta de conciencia, y la igualdad entre los seres humanos. En tanto que defensores de la democracia y de uno de sus fundamentos, la laicidad, proponemos  a los gobiernos y a toda forma de poder una visión humanista y progresista del ser humano.

 

Hoy en día, el Gran Oriente de Francia interviene cada vez más en asuntos públicos, no para imponer tal medida o ideología sino para denunciar abusos, privaciones de derechos fundamentales, para sensibilizar sobre los riesgos que genera la sociedad económica mundial en el futuro de la humanidad, ya sea sobre el medio ambiente, la sanidad pública, el empobrecimiento progresivo de la población, en definitiva, para favorecer todo lo que permita construir una sociedad más justa, equilibrada y fraternal.

 

Mejorar la sociedad es participar activamente en todo proyecto que tenga como objetivo mejorar la vida de los más desfavorecidos, de los excluidos, de los enfermos, de los refugiados, de los maltratados. Y es cierto que los valores en los que creemos y aceptamos como regla indefectible cuando entramos en masonería nos dirigen de forma natural hacia el bien común y la convivencia armoniosa en sociedad. Toda regresión social es enemiga nuestra; debemos luchar sin violencia pero con voluntad y perseverancia a fin de contribuir en lo que llamamos la gran obra de la fraternidad universal que no es ni más ni menos que la utopía masónica realizable que quiere alcanzar la concordia entre los seres humanos.

 

Par MARIA ROSA FERRE ✿ [CC BY-SA 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)], via Wikimedia Commons